miércoles, 25 de febrero de 2015

La lámpara manisera de Aladino

La localidad valenciana de Manises hizo de su cerámica toda una industria. De hecho, allí tiene su sede la Escuela de Arte y Superior de Cerámica, donde se imparten el Grado en Artes Plásticas de la especialidad Cerámica, así como los estudios de Ciclos Formativos de Grado Superior de Cerámica Artística. De Manises surgieron, a partir de la década de los años 50, sus delicadas lámparas, hechas a mano, que se han convertido en un objeto de culto. Destacan por su recargada ornamentación, con motivos botánicos o frutales y en vivos colores, así como por sus pies de madera decorados en pan de oro.
Recientemente, llegó a nuestras manos esta maravillosa lámpara de color turquesa con un importante desperfecto en su base (lo extraordinario es encontrar uno que se halle en perfecto estado), que hacía peligrar el resto de la estructura.


Con un poco de paciencia y muy buen pulso, logramos restaurarla con este resultado:

 

¿No está mal, no? Ahora nos falta encontrar una pantalla. ¿Qué tal una blanca?

No hay comentarios:

Publicar un comentario