miércoles, 25 de marzo de 2015

Quien tiene una lámpara, tiene un tesoro






Hace poco hablábamos en este blog de la restauración de una espectacular lámpara de Manises de color turquesa. Lo que no dijimos es que aquélla era hermana de esta otra, blanca, con adornos de flores que estaban INTACTOS. Ni un rasguño o rotura. Casi un milagro teniendo en cuenta lo delicadas que son.
Esta otra lámpara tiene su origen en la década de los años 60. Decidimos restaurarla, a sabiendas de que provocaríamos las iras de los fanáticos de los muebles y accesorios originales. Aunque puede que le hayamos restado autenticidad, el resultado es muy elegante:




Esta es, sin duda, una de las obras maestras del diseño. La historia de esta maravilla nos la cuenta Juan Luis Friero en este interesantísimo artículo, cuya lectura os recomendamos vivamente. La de la foto es una auténtica joya, ya que es una FASE President en perfecto estado.







Por último, os mostramos el antes y el después de este trabajo de restauración. Desconocemos el origen de esta lámpara o si es un diseño reconocido. El caso es que estaba hecha polvo, para qué nos vamos a engañar. De hecho, estaba tirada en la calle. 

Con un poco de idea y gracia, hemos recuperado un objeto prácticamente hecho pedazos.






Aquí podéis ver el resultado final.










No hay comentarios:

Publicar un comentario