martes, 6 de octubre de 2015

All Around The World

Hay objetos que, sin saber ni cómo ni por qué, acaban convirtiéndose en parte de tu vida. Muchos de ellos están unidos a una parte de la infancia o adolescencia que creíamos ya olvidada y que, al volver a verlos, nos traen a la memoria recuerdos y vivencias del ayer. Y dejaremos la lírica en este punto porque me temo que, de un momento a otro, vaya a salirme la letra de un bolero. 
Rayando la obsesión, a lo largo de los últimos meses nos hemos encontrado en casa con un montón de globos del mundo de distintas épocas con un denominador común: ¡son muy monos!



Hay una marca española (catalana, para más señas) por la que existe auténtica devoción: "Dalmau, Carles Pla". Según hemos podido averiguar, los globos de escayola son los más buscados (y pesados). Y no sabemos mucho más. Así que, os animamos a dejar vuestros comentarios y sabiduría sobre estos instrumentos educativos que se han convertido en ítem decorativo. Podéis saber más sobre esta marca haciendo clic en este enlace.





Hace poco tuvimos en nuestras manos una de la marca Michelin fabricada en Dinamarca (por lo visto, además de neumáticos, hacen globos terráqueos). Era una pieza nueva (del año 1996), con peana de madera, iluminación interior y tamaño considerable. Duró poco. Una chica se volvió loca cuando la vio: resulta que había tenido una de pequeña y le traía muy buenos recuerdos. Lo mejor de todo era la fecha de fabricación: su año de nacimiento.