viernes, 19 de febrero de 2016

Soy Bree Van De Kamp y soy adicta...

Mirando hacia atrás -sin ira- por mi Instagram (@vintageadicto), he caído en la cuenta de la cantidad de chorradas de las que he hecho acopio, modo Diógenes. Por ejemplo: ¿para qué demonios querría unos minitenedores? Pues los tengo. ¿Por qué? Je ne sais pas (que se noten las clases de francés). 


Bueno, sí. La respuesta mecánica de un vintageadicto como yo es: "¡es que son taaaan monos!". Y con la monería por montera no hago más que acumular cosas que no sirven para nada. En este caso, los minitenedores me recordaron a un personaje televisivo que me fascinaba, el de Bree Van De Kamp en "Mujeres desesperadas" (al menos, el de sus primeras temporadas). Un personaje femenino ultramachista y obsesivo, la perfecta ama de casa de la década de los años 50 en la América más tradicional. La gracia estaba en lo anacrónico del personaje, puesto que la serie transcurría ya entrado el siglo XXI. Su vestuario, estilismo y ademanes eran puro 50's. Y la cajita de minitenedores (por cierto, made in Japan ¿?¿?¿?¿?) me recordó a aquella serie y a aquel personaje. ¿Los utilizaré? Pues no te digo yo que no saque unas aceitunitas a mis invitados con los pinchos estos (aún a riesgo de que me digan: "¡uy, si mi abuela tenía unos iguales!"). Lo más seguro es que acaben en el baúl de Karina y que, dentro de unos años, cuando recuerde mis glory days, cuente cómo y dónde los conseguí a mis nietos, que estarán ya metiendo la cabeza en el horno para acabar con el sufrimiento de tener que oírme contar eso.




Hablando de aperitivos, esta otra bandeja multibandejil también suprimió mi escasa voluntad de resistencia a la compra de objetos del pasado. En realidad, es un clásico de lo más pop.


A ver si es que me estoy transformando en una Bree Van De Kamp hispana con tanto objeto de ese tipo. Me veo vistiendo rebequitas y plantándome un moñete de metro y medio.
¡Vuelve a mí, siglo XXI!

No hay comentarios:

Publicar un comentario